Elementos esenciales de un contrato de arrendamiento

Un contrato de arrendamiento es un acuerdo legal que protege tanto los intereses del arrendador como los del arrendatario. Cuando una persona alquila una propiedad, recibe una serie de derechos y responsabilidades que salvaguardan su calidad de vida, así como la propiedad y las ganancias del arrendador. Es fundamental incluir estas garantías y obligaciones en un documento que confirme la transacción y sirva de salvaguarda en caso de que un problema afecte al arrendador o al arrendatario.

El objetivo principal de un contrato de arrendamiento es legitimar esta transacción inmobiliaria y detallar cómo actuarán todas las partes en diversas situaciones. A continuación, mencionaremos los  elementos esenciales de un contrato de arrendamiento:

  • Datos personales y descripción del inmueble

La dirección completa del inmueble, la cantidad de metros cuadrados de terreno y una descripción de los espacios que el arrendatario puede utilizar y los espacios en los que no puede intervenir deben figurar en el contrato de arrendamiento (por ejemplo, los espacios comunes de un edificio o los jardines y zonas verdes de una vivienda compartida).

También es importante especificar las condiciones en las que se transfiere la propiedad al firmar el contrato, si el arrendador es responsable de cualquier problema estructural y las condiciones en las que el arrendatario puede hacer cambios en la propiedad.

  • El alquiler se paga mensualmente.

La sección en la que se especifica la cantidad mensual, semestral o anual que el arrendatario debe pagar por el uso de la propiedad es una parte esencial de un contrato de alquiler. Esto evitará futuros fraudes y confusiones, y los clientes podrán presupuestar sus pagos sin verse sometidos a tarifas excesivas y poco razonables.

También es buena idea dejar claro si el alquiler subirá en algún momento en el futuro, y asegurarse de que el inquilino conoce y acepta dicha cláusula.

  • Duración del contrato y calendario de pagos

Las partes estarán mejor informadas sobre cuándo hay que pagar el primer alquiler, con qué frecuencia hay que pagarlo y cuándo hay que hacer el último pago si estas fechas están escritas en el contrato de alquiler.

Esto puede impedir que el propietario cobre de más un mes de alquiler o que el inquilino se niegue a pagar los servicios domésticos que le corresponden, por ejemplo. También te permitirá planificar adecuadamente tu dinero personal.

Como un contrato de alquiler puede durar desde meses hasta años, ambas partes deben acordar la duración de su acuerdo y las condiciones en las que se puede renovar o rescindir.